Testimoniales

Aprendamos de Lucía y de cómo preparó su boda en 5 meses

16 agosto 2011
Bettina Nuñez Romero

Normalmente el proceso de preparar una boda tarda de 9 a 12 meses, algunas novias como Lucía Pellicer prefieren no esperar tanto y optan por 5 meses…Menos de medio año para tener todo listo, aquí nos cuenta, de su puño y letra, sin edición, cómo le fue:

“Yo organicé mi boda, con ayuda de mis dos hermanas, mamá, papá y mi esposo. Nos comprometimos el 2/06/10 y la boda fue el 12/11/10, así que fueron 5 meses de feliz corredera.

La boda se planificó para 250-280 personas, la iglesia fue la Caridad del Cobre en Santa Paula y la recepción en el salón Windsor, de Festejos Gales en el CCCT. Escogimos esa iglesia por su cercanía a nuestras casas y porque nos gusta el párroco. El salón lo escogimos por su ubicación céntrica, cómodo estacionamiento y ya habíamos ido a una boda allí unos meses antes y nos gustó mucho la distribución y el tamaño del salón. La comida fue: pasapalos, mesa de quesos y fiambres, un mini plato servido de rissoto y estación de arepas, de eso se encargó el salón.

Después de haber escogido y reservado iglesia y salón, me ocupé de buscar orquesta y fotógrafo. La orquesta que escogimos fue Wavaberry y resultó ser una excelente elección. Esa investigación la hice básicamente por internet, ya que casi todas las orquestas tienen una página web donde se pueden escuchar sus canciones, ver videos, pedir presupuesto, etc. Luego me ocupé de las invitaciones, por que tengo mucha familia fuera del país, planeaba viajar en agosto y quería tenerlas listas para llevarlas. Las mandé a hacer en la imprenta ASPRAS (Asociación civil de Padres, Representantes y Amigos de Sordos) en Los Chorros. Trabajan muy bien, estuvieron listas a tiempo y nada costoso. La caligrafía me la hizo Laura Fortoul, muy buena y también a buen precio.

El vestido, los zapatos, el tocado y el velo, los compré en EEUU, prefería no tener que pasar por la preocupación de ir a pruebas y que no estuviera listo a tiempo, que no quedara como lo quería, etc. Estando allá, fui como a 5 tiendas, me probé como 20 vestidos y con ayuda de mi familia escogí un vestido bello que por suerte me quedó perfecto. Me gustó tener la oportunidad de probarme todo en un mismo lugar y tener el look completo.

No tuve cortejo de damas, sólo de niños y dos parejas de padrinos. A las niñas les compramos los vestidos listos, también en EEUU y los varones alquilaron sus trajes, junto con los trajes de mi esposo, padres y padrinos en Camargo. En cuanto al carro, se alquiló en R, C & M, en la Trinidad, su servicio fue excelente.

La torta me la hizo María Gabriela Flores, tal cual como la quería, quedó bella y deliciosa, junto a la torta se colocaron bombones de La Praliné y alfajores de Alfamores. De la decoración del salón y de los bouquet, se encargaron el grupo de decoradoras Angélica, Elena y Luisa de Eventos Inolvidables, y todo quedó sencillamente ESPECTACULAR.

La música de la iglesia estuvo a cargo de la Asociación de Música Sacra Santa Capilla, de verdad que fue maravillosa. Mi peluquera y maquilladora fue Migdalia Castro, quedé súper contenta con su trabajo. En cuanto al cotillón lo compré en EEUU. Creo que lo más me costó decidir fue la parte de la decoración y la selección de comida.

Algunas recomendaciones:

  • Llevar toda la información en una carpeta y/o agenda.
  • Hacer listas de cosas que hacer y organizar por prioridad.
  • Algunas cosas que quizás no consideres tan importantes se pueden delegar. Yo, por ejemplo, delegué la parte de selección de bebidas alcohólicas, del carro y del lugar de la noche de bodas, a mi esposo.

Casi todos mis proveedores fueron recomendados por conocidas, siempre es bueno escuchar las recomendaciones de personas cercanas, hacer una lista de máximo 5 o 6 opciones, meterse en internet, llamar, y ver qué ofrece cada uno y con quien se tiene más empatía.

En ese día, “The Day”, sentirse una princesa desde que abres los ojos hasta que te acuestas agotada. Gozar la fiesta, lo cual implica tomarse las fotos respectivas, saludar a todos los invitados, sin olvidarse de bailar mucho, probar la comida y los dulces y sentarse a descansar un rato. Yo disfruté mucho el día de mi boda.

Creo que uno se preocupa mucho, lo cual es normal porque quieres que todo salga perfecto y a veces hasta piensas en todo lo que podría salir mal. Pero hay que hacer el esfuerzo de confiar, relajarse un poco y disfrutar todo el proceso. Ya que es muy rico y se pasa muy rápido. Es una verdadera bendición celebrar la consolidación del amor entre tú y tu pareja, rodeados de gente querida disfrutando, además, de buena música, buena comida, buena bebida y buen ambiente. Es un día único, mágico e inolvidable! ”

Lucia P

PD Expoboda: Queda claro que ¡si! Es posible organizar una buena boda en 5 meses. ¡Felicidades Lucía!

Comentarios

Deja un Comentario