Testimoniales

El Sábado

17 marzo 2011
María Lilia Miranda Fuentes

Sábado, 10:00 a.m. María hace el check in en la recepción del lobby del Hotel de los Leones. Le entregan su llave programada y se dirige a su habitación, se abren uno de los cuatro ascensores y entra María con su Mamá y Diana, su hermana. La visual de Caracas aumenta, a medida que ascienden al piso de la habitación. El verdor del Ávila le recuerda a María, la esperanza de que todo saldrá como siempre lo ha soñado.

Piso siete, la voz del ascensor, les indica a María y sus acompañantes que han llegado a su piso. Diana, va cargada con la caja inmensa, la misma que es prohibida ser vista por el Novio, porque dentro está el vestido blanco de María. Mientras que la Mamá lleva el velo y las maletas. María abre la puerta de la habitación y una vez dentro, se disponen a sacar, las ilusiones, tradiciones y creeencias, para comenzar el ritual de, vestir a la novia.

Sábado, 11:00 a.m. Entonces María empieza por tomar el famoso baño de novia, para luego ser consentida por Ricardo, su estilista. Poco a poco van llegando a la habitación, las abuelas, las tías y las primas de María. Todas haciendo cola para lucir hermosas. Unas deciden no esperar tanto y bajan al nivel -1 a arreglarse en la peluquería del Hotel, Mario Di Roma y quedan tan lindas como las que se dejaron consentir por el estilista de María.

Sábado, 01:00 p.m. Entre risas, medias peleas, fotos y brindis, pasan el día arreglando a María. El carrito de room services llega a la habitación con el almuerzo, para hacer especial el día y no perder tiempo mientras las arreglan. La Mamá de María, aprueba el menú, el secador se desliza por la cabellera de María y, gustosamente disfrutan de la buena cocina del Hotel de los Leones.

Sábado, 04:00 p.m. El destello del blush en las mejillas de María, anuncia que está lista para vestirse como siempre lo soñó: de blanco. Diana termina de colocarle el velo a su hermana. Y su mamá no puede contener las lágrimas, le da la bendición y sale María con el corazón arrugadito a recorrer el Hotel con el fotógrafo, para hacer memorable la antesala de la boda.

Sábado, 04:15 p.m. La brisa de la piscina, le da movimiento al vestido de María y el fotógrafo, logra la mezcla entre dulzura, inocencia y libertad que refleja María, bajo las plameras y el azul del agua. Las escaleras del Lobby es el escenario perfecto para dejar ver la gran cola, que luce María en su copo de nieve. El piano de cola del Lobby bar se encuentra una María con mirada soñadora y sonrisa de ilusión, mostrando su bouquet y pensando, que por fin, llegó el día de lucir de blanco, como siempre había jugado con sus amiguitas. Como una muñequita en una cajita de cristal, está en el ascensor panorámico haciédose fotos con la más amplia vista de Caracas.

Sábado, 6:00 p.m. La Mamá de María baja angustiada, porque es hora de irse a la iglesia. El carro la espera en la entrada del Hotel, el fotógrafo aprovecha de hacerle las últimas fotos a María, la soltera.

Sábado, 8:00 p.m. El Cura los declara marido y mujer y hasta que la muerte los separe, entonces felices regresan a celebrar en el más elegante y acogedor hotel cinco estrellas, el Eurobuilding Hotel & Suites Caracas. Donde los superhéroes negros, se encargan de hacer la velada especial.

Domingo, 04:00 a.m. Suites de María y el Novio, pétalos de rosas en forma de corazón cubren la cama, frutas, flores, obsequio especial, una botella de vino espumante y dos copas, hacen que la Suite, de la nueva sra María, sea una noche de Euroensueño. En el Eurobuilding el compromiso es cumplir tus sueños.

Comentarios

Deja un Comentario